Asistenciales

Una farmacia al servicio de la salud, el bienestar y la igualdad de las mujeres rurales

En 2008 Naciones Unidas declaró el 15 de octubre como el Día Internacional de las Mujeres Rurales. Una fecha con la que la farmacia se siente identificada y comprometida.

Es momento de hacer un reconocimiento a todas las farmacéuticas que desarrollan su labor en el ámbito rural, y a todas las mujeres que, con su esfuerzo silencioso y sacrificio, luchan porque esa España vacía deje de crecer.

La farmacia es una profesión en la que las mujeres tienen un fuerte protagonismo. Hoy 7 de cada 10 farmacéuticos colegiados que hay en España son mujeres. Del mismo modo que de los 90.000 empleos directos que genera la farmacia, 8 de cada 10 están ocupados por mujeres. Muchas de ellas desarrollan su labor en el ámbito rural, siendo la profesional sanitaria más cercana y accesible a los ciudadanos. Especialmente, a las mujeres rurales. En España hay más de 5.300 farmacias rurales, de las cuales más de 2.000 están en municipios de menos de 1.000 habitantes. Esa presencia de las farmacéuticas y de las farmacias en el ámbito rural es un factor que atrae y fija población, y aportan un servicio sanitario de primer nivel, como lo es la propia farmacia comunitaria.

Las farmacias y las farmacéuticas, además de estar presentes en el ámbito rural, trabajan por mejorar la salud y bienestar de todos los que viven y trababan en esos pequeños municipios. Especialmente, las mujeres.

En el aspecto sanitario, además de garantizar el acceso a la prestación farmacéutica en condiciones de igualdad y equidad, establecemos conductas sexuales saludables, campañas de educación nutricional para mujeres embarazadas, iniciativas para mejorar la salud y el bienestar de todas las mujeres y la lucha contra la violencia de género.

Además, las farmacias son parte del Pacto de Estado: un convenio vigente con el Ministerio del Interior para colaborar en la protección de colectivos vulnerables, incluidas las víctimas de violencia de género.

Por otro lado, durante el confinamiento se ha puesto en marcha la iniciativa Mascarilla-19: “Si una mujer pronunciara esas dos palabras se activa un protocolo de ayuda”.

Nadie discute que la farmacia, especialmente la rural, es un elemento vertebrador de toda nuestra geografía y un instrumento eficaz para hacer realidad en el ámbito rural una parte de los ODS de la Agenda 2030 de Naciones Unidas: Salud y Bienestar (número 3), Igualdad de Género (número 5) y la Reducción de las Desigualdades (número 10).

En definitiva, hoy y los 365 días del año, la farmacia rural es sinónimo de salud, bienestar, igualdad o empleo para las mujeres rurales.

Una Farmacia que Marca: Farmacia rural