Asistenciales

La cruz de la farmacia no se apaga

Ahora más que nunca, los farmacéuticos somos el profesional más cercano y accesible

La pandemia sin precedentes que estamos viviendo estos días ha puesto en evidencia que la sociedad se descubre así misma cuando se mide contra un obstáculo. En estos momentos difíciles, en un país cuyas calles están vacías (gracias a esos ciudadanos responsables que han seguido a rajatabla el #QuédateEnCasa) donde hasta el ruido del tráfico ha desaparecido, una luz permanece encendida. Es la cruz verde de las 22.000 farmacias que hay en España.  Demostrando que estamos al servicio de la salud y el bienestar de los ciudadanos, en una primera línea asistencial a la que cada día, desde los balcones y ventanas llega la mejor de las recompensas: los aplausos de 46 millones de españoles dedicados a todos los profesionales sanitarios que luchan cada día contra el coronavirus, para devolvernos a la normalidad. Un homenaje al trabajo de médicos, enfermeros, auxiliares… Y, por supuesto, farmacéuticos.

#LaCruzDeLaFarmaciaNoSeApaga

 Desde antes de que se decretase el Estado de Alarma, los farmacéuticos hemos trabajado inspirados en el lema que resume nuestra estrategia desde el Consejo General de Colegios oficiales de Farmacéuticos: Somos asistenciales, sociales y digitales.

Por eso, ahora más que nunca, desde el Consejo General de Farmacéuticos hemos encendido una cruz que ha tratado de arrojar luz cada día de confinamiento. Una cruz compuesta por cuatro brazos que han dado forma a toda la campaña y que nos han ayudado a decidir qué es lo que queremos hacer y decir para demostrar que #LaCruzDeLaFarmaciaNoSeApaga.

Aconsejar a farmacéuticos y otros profesionales de la salud para ayudarles a desempeñar su trabajo de la mejor forma posible en los momentos de incertidumbre.

Prevenir el avance del virus desde el primer momento, sumándonos al #QuédateEnCasa desde el anuncio de la cuarentena. Y más allá, enseñando a los ciudadanos la mejor forma de actuar en cada escenario. Por ejemplo, gracias a una autorización del Ministerio de Sanidad, en Cataluña, Cantabria o Andalucía pacientes de grupos de riesgo que tenían que ir hasta su hospital a recoger la medicación, ahora han podido hacerlo en su farmacia, evitando desplazamientos y descargando de trabajo a los centros hospitalarios.

Del mismo modo, gracias a un convenio con Cruz Roja y Cáritas, basta que una persona mayor o dependiente se ponga en contacto con su farmacia más cercana para que, mediante un protocolo, los medicamentos que necesite se le entreguen en su domicilio. Pero no solo hemos ayudado a prevenir el avance de la pandemia, también hemos extremado nuestra colaboración para prevenir otro mal: la violencia de género. Con mascarilla-19, una iniciativa nacida en Canarias y ampliada a toda España, hemos recordado que estamos ahí a aquellas mujeres que son más vulnerables al maltrato durante el confinamiento y que los farmacéuticos podemos ser quienes la eviten.

Informar cada día de la situación. Porque sabemos que en estos momentos complicados, la duda asfixia. También hemos ayudado a despejar las fake news y los bulos que ahora parecen haberse multiplicado al ritmo del virus. Explicando a los más vulnerables de la sociedad cómo pueden adquirir sus medicamentos sin exponerse gracias a nuevas alianzas que hemos forjado. Recuerda que en materia de medicamentos, el mejor influencer es el farmacéutico

Reconocer y agradecer el esfuerzo de todos los farmacéuticos, sin excepción. El brazo sobre el que se apoya toda la cruz y del que estamos más orgullosos. Farmacéuticos comunitarios, hospitalarios, analistas, de salud pública, de investigación e industria, de la distribución, vosotros sois los que conseguís que nunca se apague.

Un reconocimiento que se vuelve especial para los 12 profesionales de la farmacia fallecidos por culpa del virus. Sabed que os tenemos siempre presentes. Vuestra pérdida nos da fuerzas para que no permitamos que caiga nadie más. O para las 67 farmacias tuvieron que cerrar por la infección, gracias por haberlo dado todo, esperamos vuestra vuelta con ganas.

Farmacéutico o farmacéutica que estás leyendo esto: gracias de corazón. Gracias por tu optimismo, tus horas de sueño y tu dedicación. Gracias por hacer posible que el 99,8% de la red de 22.102 farmacias siga abierto a todos, sin cita previa ni lista de espera.

La luz verde en las redes

Y somos también, claro está, digitales porque nuestra cruz verde ha estado más activa que nunca en redes sociales. A través de nuestros canales de Twitter, LinkedIn, Instagram, Facebook y YouTube hemos acompañado a farmacéuticos y ciudadanos desde que todo empezó; encendiendo una cruz que ha tratado de iluminar cada día de confinamiento y ampliando nuestro papel más allá del mostrador de la farmacia. Una luz proyectada por las intervenciones públicas de representantes del Consejo General y de toda la Organización Farmacéutica Colegial, y que ha servido de guía para muchas otras personas e instituciones que han decidido empezar a seguirnos.

 

Una cruz también encendida en los medios de comunicación

Sabemos que algo tiene sentido y es relevante, cuando trasciende. Por eso, todo el trabajo que hemos realizado estos días con #LaCruzDeLaFarmaciaNoSeApaga ha tenido la mejor recompensa posible: que se reconozca la importancia del papel de los miles de farmacéuticos.

Prensa, radio y televisión han enseñado a la sociedad española cómo los farmacéuticos desempeñamos una labor vital en esta crisis. El propio papa Francisco ha destacado nuestro trabajo durante esta crisis.

Todo pasará, os lo aseguramos. Y lo mejor es que saldremos juntos. Pero cuando esto acabe, seguiremos como hasta ahora: a vuestro lado. Acompañando a toda la sociedad, y listos para afrontar cualquier reto que tengamos que afrontar. Porque la cruz de la farmacia no se apaga ahora, ni se apagará nunca. Porque somos sociales, digitales y asistenciales. Porque somos, ante todo, farmacéuticos.