Sociales

Día Mundial del Sida: Solidaridad mundial, responsabilidad compartida

La farmacia, indispensable en la prevención, detección y tratamiento del VIH.

El Día Mundial del Sida para este 1 de diciembre de 2020 tiene como lema: “Solidaridad mundial, responsabilidad compartida”. Los farmacéuticos asumimos el desafío, y ofrecemos a toda la sociedad, a las autoridades sanitarias y a los pacientes nuestra colaboración; que hemos resumido en 10 acciones que se pueden desarrollar desde la farmacia.

Y es que no podemos bajar la guardia ante un virus que, solo en 2019, contagió a 1,7 millones de personas en todo el mundo y cuyas enfermedades asociadas generaron 690.000 fallecimientos. Solo en España hubo 3.264 nuevos contagios, prácticamente 10 al día.

La infección por VIH se trata con ARV, que son prescritos por el médico especialista y se dispensan desde los servicios de farmacia de los hospitales. Pero desde la farmacia comunitaria se van a dispensar otros medicamentos que puede necesitar la persona VIH-positivo, además de ofrecerse otros servicios y actividades profesionales de interés, no solo para personas VIH-positivo, sino también para personas que puedan sospechar estar infectadas por VIH.

  1. Servicio de Dispensación de medicamentos y productos sanitarios

Los medicamentos y productos que van a poder necesitar las personas VIH positivo van a dispensarse desde las farmacias comunitarias. El farmacéutico comunitario se asegurará, si es la primera vez que esa persona va a utilizar un medicamento, de que conozca para qué, cómo, cuánto, durante cuánto tiempo, etc., debe utilizarlo. Si no fuera la primera vez, comprobará que la medicación funcione y que no esté produciendo efectos no deseados. En el caso de identificar algún problema o resultado negativo asociado al uso de estos medicamentos, el farmacéutico derivará, en caso necesario, al médico para su valoración.

  1. Servicio de Adherencia Terapéutica

La falta de adherencia al tratamiento con ARV es la causa principal de fracaso terapéutico además de favorecer la aparición de resistencias. Se puede mejorar la adherencia prescribiendo combinaciones de ARV y así simplificar el tratamiento. Pero desde la farmacia comunitaria se pueden ofrecer distintas intervenciones: información específica sobre la importancia de tomar la medicación tal y como ha sido prescrita, además de poder utilizarse herramientas como los Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD) en los que se organiza por tomas y días toda la medicación que utiliza una persona.

  1. Servicio de Indicación Farmacéutica

Ante problemas de salud menores (resfriado, tos, dolor leve, insomnio ocasional, etc.), el farmacéutico comunitario puede ayudar proporcionando este servicio en el que se pueden indicar medicamentos que no necesitan de prescripción médica.

  1. Servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico

La provisión del Servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico (SFT) puede ser de gran ayuda, ya que su principal objetivo es detectar problemas derivados del uso de medicamentos y así prevenir y resolver resultados negativos que se puedan producir. Este servicio implica un compromiso (farmacéutico-paciente-otros profesionales de la salud) y se debe proporcionar de forma continuada. Es importante incluir en el historial farmacoterapéutico todos los medicamentos que utilice la persona VIH-positivo, incluyendo aquellos que no necesitan receta, productos naturales, medicinas alternativas u otros.

  1. Identificación de signos/síntomas de alarma en personas VIH-positivo

El farmacéutico puede identificar algunos de los problemas más frecuentes en personas VIH-positivo como son fiebre, candidiasis oral, neumonía bacteriana, diarrea, afecciones cutáneas, etc., y derivar al médico de Atención Primaria.

  1. Detección de enfermedades de transmisión sexual ocultas/no diagnosticadas

La transmisión sexual es la principal vía de contagio del VIH, por ello en algunas Comunidades Autónomas, como el País Vasco, se realizan en las farmacias pruebas para detectar otras infecciones de transmisión sexual como puede ser la sífilis.

  1. Medidas de minimización del riesgo de transmisión

Son muchas las farmacias comunitarias que participan en programas de intercambio de jeringuillas y provisión de material estéril de inyección para usuarios de drogas por vía parenteral.

  1. Diagnóstico precoz de la infección por VIH

En algunas Comunidades Autónomas (Cataluña, País Vasco, Castilla y León, Cantabria, Asturias, Islas Baleares y Ceuta) se han habilitado una serie de farmacias que hacen pruebas rápidas para conocer si pudiera existir infección por VIH en personas que han realizado prácticas de riesgo. El resultado se entrega por escrito y se acompaña de información sobre las opciones disponibles tanto si el resultado de la prueba es positivo, como si es negativo.

  1. Dispensación de productos sanitarios para el autodiagnóstico del VIH

Desde el año 2017, están disponibles en las farmacias comunitarias, test para realizar el autodiagnóstico del VIH. La prueba la realiza la persona interesada, pero el farmacéutico, durante su dispensación, proporcionará toda la información necesaria para realizarla además de otros aspectos relacionados con la infección por VIH que pudieran ser de interés.

  1. Intervenciones de educación sanitaria y promoción de la salud

Las farmacias comunitarias participan en acciones específicas de educación sanitaria y promoción de salud dirigidas a distintos grupos de población de riesgo (jóvenes, usuarios de drogas por vía parenteral, personas que ejercen la prostitución, etc.).

Para más información puedes consultar portalfarma.com