Asistenciales

Cuando la farmacia es la solución

En plena segunda ola de la pandemia, la profesión farmacéutica propone una serie de iniciativas para avanzar en salud pública y mejorar la capacidad del Sistema Sanitario.

Con los índices de contagiados y el número de fallecidos en aumento, es momento de preguntarse por qué todavía no se ha recurrido a la red de 22.102 farmacias para avanzar en materia de salud pública y servicios asistenciales.

La vocación de servicio forma parte del ADN de la profesión farmacéutica y lo hemos demostrado desde el minuto cero, siempre de guardia, al pie del cañón. Pero sabemos que podemos hacer más. La sociedad puede tener una mejor atención sanitaria contando con un eficaz recurso asistencial como es la red de farmacias y los farmacéuticos. Para ello basta desarrollar los cinco puntos que recientemente incluimos en un manifiesto urgente.

El primer punto es desarrollar una Estrategia de Salud Pública en cada una de las Comunidades Autónomas.  La red de farmacias será el agente sanitario activo de primer orden, en colaboración y coordinación con las autoridades sanitarias competentes, con otras profesiones sanitarias y con las organizaciones de pacientes, como ya se está haciendo en otros países de nuestro entorno.

Otro punto es la participación de las farmacias en las estrategias y programas de cribado, prevención y detección precoz de casos de COVID-19. Nuestro objetivo será  garantizar la equidad y su accesibilidad a toda la población, con los protocolos ya presentados ante el Ministerio y las Comunidades Autónomas o con aquellos que se determinen.

El tercer punto es la implicación de las farmacias en la disponibilidad y realización de test rápidos con protocolos de actuación definidos por las autoridades sanitarias.

El cuarto es asegurar la mayor accesibilidad posible a la futura vacuna de la COVID-19 y a la vacuna contra la gripe a través de las farmacias. Incluso mediante la aplicación de la vacunación, con la adecuada formación y con los correspondientes protocolos de actuación definidos por las autoridades sanitarias, como ya se hace otros países de nuestro entorno. También, sería garantizar de existencias suficientes de vacunas contra la gripe a disposición de los ciudadanos en la red de Farmacias.

Y el quinto y último punto es la coordinación de la red de farmacias con los centros de Atención Primaria para aumentar su capacidad asistencial sobre determinadas actuaciones protocolizadas, contribuyendo a la descongestión de las consultas y derivando a los pacientes en los casos necesarios.

Cinco puntos que resumen la actitud constructiva de la Organización Farmacéutica Colegial: ofrecemos soluciones para las que, además, no existen obstáculos legales que impidan su puesta en marcha. Solo se necesita voluntad política. En todo caso, y como siempre, los farmacéuticos seguiremos demostrando nuestra vocación de servicio y nuestro compromiso con todos los ciudadanos.

Más información sobre las propuestas