Asistenciales

12 “campanadas” de seguridad para reducir la transmisión por aerosoles durante la Navidad

¿Cómo podemos reducir el riesgo de contagio?

Siempre recordaremos 2020 como un año diferente. El año de la pandemia, de las pruebas PCR, de decir adiós a seres queridos y de luchar en primera línea sanitaria. Pero, el próximo día 31 el reloj de la madrileña Puerta del Sol –esta vez vacía– volverá a dar 12 campanadas para recibir el nuevo año.

Pese a que estas fechas son días familiares y de celebración, no podemos bajar la guardia. El sentido común y la responsabilidad han de estar sentados a la mesa durante todas las fiestas, para que estas sean lo más seguras posible.

Inspirándose en esas 12 campanadas que darán la bienvenida al 2021, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos y su vocalía de Salud Pública han elaborado una infografía con consejos para prevenir el contagio por aerosoles -pequeñas partículas menores a 100 µm que quedan suspendidas en el aire-, una de las principales vías transmisión del virus, y es que esta Navidad, cada gesto cuenta.

Debemos tener en cuenta que existen 3 factores de riesgo principales en la transmisión por aerosoles: El emisor y su carga viral o la concentración y tamaño de los aerosoles, el receptor y su nivel de exposición o la distancia que mantenga con el receptor, por último, el lugar donde nos encontremos, ya que si está cerrado o mal ventilado se incrementa el riesgo de contagio.

Una de las primeras barreras de seguridad contra los aerosoles son las mascarillas higiénicas, que en caso de convivir con una persona de riesgo se convierten en indispensables dentro de nuestro hogar. Eso sí, tan importante es llevar una mascarilla como darle un correcto uso. No sobrepasar su tiempo de utilización – que dependerá del tipo de mascarilla que adquiramos – y asegurarse de que está debidamente homologada son los primeros pilares de nuestra barrera de seguridad.

Además de mantener la distancia física interpersonal dentro un grupo, tenemos que intentar bajar el tono de voz para evitar gritar… y cantar. Este año los villancicos quedan guardados en un cajón en post de la reducción de aerosoles, pero tendremos 365 días más para calentar la voz y deleitar a todos nuestros seres queridos el próximo año.

El aire libre es nuestro gran aliado estos días, cuando estemos en espacios cerrados, debemos evitar la recirculación del aire y realizar la ventilación natural cruzada, para así disminuir el riesgo de contagio.

Y recuerda, esta Navidad cada gesto cuenta.

Consulta la infografía completa en: Portalfarma.com