Asistenciales

100 días que transformaron la farmacia

Desde septiembre de 2019, y a lo largo de 30 entradas, os hemos contado aquí nuestra transformación. Hemos acelerado el ritmo en los últimos 100 días a una velocidad sin precedentes para ser, minuto a minuto, más asistenciales, sociales y digitales.

Desde el Consejo General de Farmacéuticos hemos tenido claro nuestro objetivo durante esta emergencia sanitaria: ir por delante de los acontecimientos, ofreciendo soluciones antes de que surgieran los problemas. Y lo hemos conseguido. Basta repasar el documento La Farmacia Española frente al COVID-19 y el cronograma de actuaciones para comprobar que a cada dificultad o necesidad de ciudadanos y pacientes hemos hallado una solución y, después, una respuesta satisfactoria. Pero lo que es más importante, la hemos puesto en marcha con agilidad y eficacia.

La clave de nuestro éxito ha sido encontrar el aliado preciso en cada momento. Hemos tejido alianzas con las autoridades sanitarias para garantizar la prestación farmacéutica en situaciones excepcionales; con los Cuerpos y Fuerzas del Estado para detectar a personas que pudieran necesitar ayuda; o con los Servicios Sociales de muchas Comunidades Autónomas en materia de violencia de género.

Durante este tiempo, hemos creado el manifiesto Atención integral al paciente crónico y complejo, compromiso de la Farmacia Comunitaria con los pacientes.

También hemos trabajado codo con codo con otras profesiones sanitarias para desplegar en tiempo récord la receta electrónica privada. Y, gracias a los convenios acordados con Cruz Roja y Cáritas, hemos hecho llegar a los grupos de riesgo los medicamentos a su domicilio cuando a los farmacéuticos nos era imposible. Del mismo modo, hemos trabajado junto a las principales asociaciones de pacientes para garantizar la seguridad y evitar riesgos de los pacientes durante la desescalada.

Siempre al pie del cañón y arrimado el hombro; así es cómo hemos superado el desafío más grande al que se ha enfrentado nuestro sistema sanitario durante el último siglo. Y al mismo tiempo hemos trazado la ruta hacia el futuro de nuestra profesión. Gracias a todo este esfuerzo, vocación de servicio y afán de superación hemos encontrado el impulso para ser más asistenciales, más sociales y más digitales.